Servicios de Salud
Ir a neurologia_y_neurocirugia

Epilepsia:

Diagnóstico

Diagnóstico

Para diagnosticar tu enfermedad, el médico revisará tus síntomas y tu historia clínica. El médico puede indicar varias pruebas para diagnosticar epilepsia y determinar la causa de las convulsiones.

  • Examen neurológico. El médico puede examinar tu comportamiento, tus habilidades motoras, tu función mental y otras áreas para diagnosticar la enfermedad y determinar el tipo de epilepsia que puedes tener.
  • Análisis de sangre. El médico puede tomar una muestra de sangre para determinar la presencia de signos de infecciones, enfermedades genéticas u otros trastornos que puedan estar asociados con las convulsiones.

Electromiografía

También puede sugerir pruebas para detectar anomalías en el cerebro, como por ejemplo:

  • Electroencefalograma (EEG). Este es el tipo de estudio más frecuente que se utiliza para diagnosticar la epilepsia. En este estudio, los médicos fijan electrodos en el cuero cabelludo con una sustancia pastosa. Los electrodos registran la actividad eléctrica del cerebro.
    Si tienes epilepsia, es común que presentes cambios en tu patrón normal de ondas cerebrales, incluso cuando no estés sufriendo una convulsión. El médico puede controlarte por video al realizar la electroencefalografía mientras estás despierto o dormido a fin de registrar las convulsiones que tengas. Registrar las convulsiones puede ayudar al médico a determinar qué tipo de crisis tienes o descartar otras enfermedades.
    El médico puede indicarte que hagas algo que provoque convulsiones, como dormir poco antes del estudio.
  • Electroencefalografía de alta densidad. Como variante de la electroencefalografía, el médico puede recomendar una electroencefalografía de alta densidad, en el cual los electrodos se colocan a una distancia más corta que en la electroencefalografía convencional, en la que hay una separación aproximada de medio centímetro. La electroencefalografía de alta densidad puede ayudar al médico a determinar con mayor precisión qué zonas del cerebro se ven afectadas por las convulsiones.
  • Exploración por tomografía computarizada (TC). Una exploración por tomografía computarizada usa rayos X para obtener imágenes transversales del cerebro. Puede revelar la presencia de anomalías en el cerebro que podrían causar convulsiones, como tumores, sangrado y quistes.
  • Imágenes por resonancia magnética (RM). Una resonancia magnética usa poderosas ondas de radio e imanes para crear una vista detallada del cerebro. Es posible que el médico pueda detectar lesiones o anomalías en el cerebro que podrían causar convulsiones.
  • Resonancia magnética funcional (RMf). La RM funcional mide los cambios en el flujo sanguíneo que ocurren cuando determinadas partes del cerebro están en actividad. Los médicos pueden usar la RMf antes de la cirugía para identificar las ubicaciones exactas de funciones críticas, como el habla y el movimiento, de modo que los cirujanos puedan evitar causar lesiones en esas áreas durante la operación.
  • Tomografía por emisión de positrones (TEP). Esta exploración utiliza una pequeña cantidad de material radioactivo en dosis baja que se inyecta en una vena para ayudar a visualizar áreas activas del cerebro y detectar anomalías.
  • Tomografía computarizada por emisión de fotón único (SPECT). Este tipo de estudio se usa principalmente si ya te han realizado una RM y un EEG que no detectaron la ubicación en el cerebro donde se originan las convulsiones.
    Una SPECT utiliza una pequeña cantidad de material radioactivo en dosis baja que se inyecta en una vena para crear un mapa tridimensional detallado de la actividad del flujo sanguíneo en el cerebro durante las convulsiones.
    Los médicos también pueden realizar una forma de tomografía computarizada por emisión de fotón único (SPECT) denominada «sustracción de la SPECT ictal corregistrada con imágenes por resonancia magnética (SISCOM)» que puede brindar resultados aún más detallados.
  • Pruebas neuropsicológicas. En estas pruebas, los médicos evalúan las habilidades del pensamiento, la memoria y el habla. Los resultados de las pruebas ayudan a los médicos a determinar qué áreas del cerebro están afectadas.

Además de los resultados de las pruebas, el médico puede utilizar una combinación de técnicas de análisis como ayuda para detectar dónde comienzan las convulsiones cerebrales:

  • Cartografía estadística paramétrica. La cartografía estadística paramétrica es un método en el que se comparan las zonas del cerebro que presentan un aumento del metabolismo durante las convulsiones con cerebros normales, lo que les puede dar a los médicos una idea de dónde comienzan las convulsiones.
  • Análisis con Curry. El análisis con Curry es una técnica en la que se toman los datos del electroencefalograma y se los proyecta sobre una resonancia magnética del cerebro para que los médicos puedan ver dónde ocurren las convulsiones.
  • Magnetoencefalografía. La magnetoencefalografía mide los campos magnéticos que produce la actividad cerebral para identificar las posibles zonas de comienzo de las convulsiones.

El diagnóstico preciso del tipo de convulsiones y la zona en donde comienzan ofrece la mejor posibilidad de encontrar un tratamiento efectivo.

Siguiente: tratamientos de la Epilepsia

 

Contenido: Mayo Clinic.

Haz una cita

(55) 5424 6890

Lunes a viernes 7 a 21 hrs.
Sábado 8 a 14 hrs.
Estamos en la planta baja de la Torre II

Llámanos o
haz una cita

Paciente internacional

International Patient?
Visit our Health Travel web site. Click here

¿Paciente internacional o foráneo?
Visita nuestro sitio de turismo médico. Haz clic aquí