Servicios de Salud
Ir a neurologia_y_neurocirugia

Epilepsia:

Tratamiento

Tratamiento

Los médicos generalmente empiezan por tratar la epilepsia con medicamentos. Si los medicamentos no curan la enfermedad, los médicos pueden proponer una cirugía u otro tipo de tratamiento.

Medicamentos

Mujer sosteniendo unas medicinas

La mayoría de las personas con epilepsia puede dejar de tener convulsiones al tomar un medicamento contra las convulsiones llamado «medicamento anticonvulsivo». Otras pueden disminuir la frecuencia e intensidad de sus convulsiones tomando una combinación de medicamentos. El médico te aconsejará sobre el momento adecuado para suspender la toma de los medicamentos.

Más de la mitad de los niños con epilepsia que no presentan síntomas pueden, con el tiempo, interrumpir los medicamentos y llevar una vida sin convulsiones. Muchos adultos también pueden interrumpir los medicamentos después de dos años o más sin convulsiones.

Encontrar el medicamento y la dosis adecuados puede ser complejo. El médico considerará la enfermedad, la frecuencia de las convulsiones, tu edad y otros factores al elegir qué medicamento recetar. También revisará cualquier otro medicamento que pudieras estar tomando para asegurar que los medicamentos antiepilépticos no interactúen con ellos.

Es probable que, en principio, el médico recete un solo medicamento con una dosis relativamente baja y luego la aumente de manera gradual hasta que las convulsiones estén bien controladas.

Los medicamentos anticonvulsivos pueden tener algunos efectos secundarios. Algunos de los efectos secundarios leves son:

  • Fatiga
  • Mareos
  • Aumento de peso
  • Pérdida de densidad ósea
  • Erupciones cutáneas
  • Pérdida de coordinación
  • Problemas del habla
  • Problemas de memoria y razonamiento

Algunos de los efectos secundarios más graves, pero menos frecuentes, son:

  • Depresión
  • Pensamientos y comportamientos suicidas
  • Erupción cutánea grave
  • Inflamación de determinados órganos, como el hígado

Para lograr el mejor control de convulsiones posible con medicamentos, toma estas medidas:

  • Toma los medicamentos exactamente según lo recetado.
  • Siempre llama al médico antes de cambiar a una versión genérica del medicamento o de tomar otros medicamentos con receta, de venta libre o a base de hierbas.
  • Nunca suspendas la toma del medicamento sin hablar con el médico.
  • Infórmale al médico de inmediato si adviertes nuevos o más sentimientos de depresión, pensamientos suicidas, o cambios inusuales en tu estado de ánimo o comportamiento.
  • Cuéntale al médico si tienes migrañas. Los médicos pueden recetar un medicamento antiepiléptico que puede prevenir las migrañas y tratar la epilepsia.

Al menos la mitad de las personas con un diagnóstico reciente de epilepsia dejarán de tener convulsiones con el primer medicamento. Si los medicamentos antiepilépticos no brindan resultados satisfactorios, el médico podrá recomendar cirugía u otras terapias. Tendrás consultas de seguimiento regulares con el médico en las cuales evaluará la enfermedad y los medicamentos.

Cirugía de la epilepsia

Manos con guantes agarrando pinzas para cirugía

La cirugía se realiza mayormente cuando las pruebas muestran que las convulsiones se originan en una zona pequeña y bien definida del cerebro que no interfiere con las funciones vitales, como el habla, el lenguaje, la función motora, la visión o la audición. En la cirugía, el médico extrae la parte del cerebro que provoca las convulsiones.

Si las convulsiones se originan en un área del cerebro que controla el movimiento, el habla u otras funciones, puede que estés despierto durante parte de la cirugía. Los médicos te controlarán y te harán preguntas durante el procedimiento.

Si las convulsiones se originan en una parte del cerebro que no se puede extraer, el médico puede recomendar un tipo diferente de cirugía en la que los cirujanos realizan diversos cortes en el cerebro (transección subpial múltiple). Estos cortes tienen el objetivo de impedir que las convulsiones se extiendan a otras partes del cerebro.

Si bien muchas personas siguen necesitando algunos medicamentos para ayudar a prevenir las convulsiones después de una cirugía exitosa, es probable que puedas tomar menor cantidad de medicamentos y reducir las dosis.

En pocos casos, la cirugía para la epilepsia puede provocar complicaciones, como la alteración permanente de las capacidades de razonamiento (cognitivas). Habla con tu cirujano sobre su experiencia, las tasas de éxito y los índices de complicaciones relacionados con el procedimiento que estés considerando.

Terapias

Estimulación del nervio vago

 Médico y enfermera revisando la cabeza y cuello de paciente.

  • Estimulación del nervio vago. En la estimulación del nervio vago, los médicos implantan un dispositivo denominado «estimulador del nervio vago» debajo de la piel en el pecho, similar a un marcapasos cardíaco. Los cables del estimulador están conectados al nervio vago en el cuello.
    El dispositivo alimentado a batería envía descargas de energía eléctrica al cerebro a través del nervio vago. No está claro cómo esto inhibe las convulsiones, pero por lo general el dispositivo puede reducir las convulsiones entre un 20 y un 40 por ciento.
    Aun así, la mayoría de las personas tienen que tomar antiepilépticos, aunque es posible que algunas puedan reducir la dosis. Se pueden padecer efectos secundarios a causa de la estimulación del nervio vago, como dolor de garganta, ronquera, dificultad para respirar y tos.
  • Dieta cetogénica. Algunos niños con epilepsia han podido reducir sus convulsiones siguiendo una dieta estricta con alto contenido de grasas y bajo contenido de hidratos de carbono.
    En esta dieta, denominada «dieta cetogénica», el cuerpo descompone las grasas, en lugar de los hidratos de carbono, para obtener energía. Después de unos años, algunos niños pueden suspender la dieta cetogénica y permanecer sin convulsiones.
    Consulta con un médico si tú o tu hijo están pensando en seguir una dieta cetogénica. Es importante que te asegures de que tu hijo no esté desnutrido cuando siga la dieta.
    Los efectos secundarios de una dieta cetogénica pueden comprender deshidratación, estreñimiento, retraso en el crecimiento debido a deficiencias nutricionales y acumulación de ácido úrico en la sangre, que puede causar cálculos renales. Estos efectos secundarios son poco frecuentes si la dieta está supervisada de manera apropiada por un médico.

Llámanos. No estás solo(a), podemos ayudarte. En nuestro Centro de Neurología y Neurofisiología contamos con los especialistas multidisciplinarios para atenderte. Llámanos a: 5424 6890.

 

Contenido: Mayo Clinic.

Haz una cita

5424 6890
Lunes a viernes 7 a 21 hrs.
Sábado 8 a 14 hrs.
Estamos en la planta baja de la Torre II